un regalo inmerecido

01

A todas las mujeres nos gusta recibir regalos, un regalo es una forma de expresar nuestros sentimientos a las personas. La mayoría de nosotras hemos recibido regalos de cumpleaños, navidad, del día del cariño, etc. pero, ¿alguna vez recibiste un regalo inmerecido? Usualmente recibimos regalos por un motivo especial o una celebración, sin embargo, recibir un regalo sin motivo no es muy común y menos recibir un regalo inmercido! Un regalo inmerecido es aquel que no merecíamos pero igual lo recibimos. La gracia de Dios es un regalo inmerecido. Nuestro Padre Celestial, en su infinita misericordia y amor, nos dió el regalo de la gracia.

“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Efesios 2:8

En este versículo encontramos algo importante: no es por obras…! Lamentablemente, muchas de nosotras hemos leído y escuchado acerca de la gracia de Dios pero no hemos tenido la revelación de lo que es la gracia de Dios.  El mundo y el reino de Dios son completamente distintos, tienen distintos principios. El mundo te dice “no hay nada gratis, todo tiene un precio”… sin embargo, en el reino de Dios es todo lo contrario, “no hay que pagar, todo es gratis” ¡Jesús pagó el precio! Aún sin merecerlo, aún cuando no tiene sentido… tenemos Su gracia! Hoy queremos recordarte que se trata de El, no se trata de nosotras. El permanece fiel aún cuando nosotras no hemos sido fieles a El.

Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa. 2 Timoteo 2:13

… nosotras amamos a Dios porque El nos amo primero.  (Nosotros amamos porque El nos amó primero. 1 Juan 4:19)

… nosotras recibimos porque El ya lo entregó todo. (El que no negó ni a Su propio Hijo, sino que Lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también junto con El todas las cosas? Romanos 8:32)

… nosotras lo conocemos a El, porque El nos conoció primero. (Porque a los que antes conoció… Romanos 8:29a)

¡El ya lo hizo TODO! El ya lo entregó TODO! Es nuestra oración que puedas recibir esta palabra en tu corazón y que juntas podamos experimentar Su gracia, ese regalo inmerecido que con amor nos fue entregado.

Comentarios