¡solo una cosa es necesaria!

2

Estamos arrancando un nuevo inicio de año  y estoy segura que la mayoría de nosotras ya tenemos en mente todo lo que deseamos alcanzar en el 2017.  Muchas mujeres nos especializamos en el famoso “multitasking”, queremos hacer de todo al mismo tiempo y hemos dejado a un lado lo más importante en nuestras vidas.

Hoy quiero compartir contigo unos versículos que encontramos en la biblia en donde vemos a una mujer que estaba “ocupada” en muchas cosas, sin embargo Jesús nos da una lección y un principio clave para nuestras vidas. Acompáñame a leer Lucas 10:38-42:

Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude! —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

Muchas veces podemos llegar a sentirnos identificadas con Marta, vivimos corriendo, afanadas, preocupadas en exceso por todo lo que tenemos y queremos hacer, pero hoy quiero recordarte las palabras que Jesús le dijo a Marta:  solo una cosa es necesaria!

Dentro de todas tus metas y sueños recuerda que hay solo una que es necesaria: tener comunión con El! No permitas pasar un año más sin disfrutar de Su presencia! Nuestro lugar es a sus pies; ahí encontraremos fortaleza, dirección, sabiduría, refugio, amor, pazo, gozo, libertad y  muchas cosas más! En El estaremos completas!! El es nuestro suficiente! El es todo lo que podemos esperar y necesitar. El quiere ser tu prioridad, tu primer amor! El quiere tener tu corazón y darte todo lo que anhelas y deseas en su tiempo y de acuerdo a su voluntad. Es mi oración que este año podamos acercarnos aún más a Su presencia y tener comunión con El.  Ese tiempo que pases con El y, lo que recibiremos, nada ni nadie lo podrá remplazar.  Te animo para que dentro de tus metas recuerdes que, aunque todas son importantes, solo una es necesaria!

Comentarios