La duda y la fe

Doubtful Girl

 

La duda es parte esencial de nuestra fe, aunque pareciera contradecirla. Es cuando dudamos que nos acercamos más a la verdad, porque la estamos buscando.

Si a veces crees que estás pecando porque cuestionas a Dios, debes dejar de hacerlo. A Dios le gusta que lo cuestionemos porque es una oportunidad para mostrarnos su gloria.

Pero muchas veces terminamos como Pablo, persiguiendo al mismo Dios que creemos servir. Lo perseguimos acusándolo de no ser lo suficientemente bueno cuando tenemos sufrimiento. Lo perseguimos cuando dejamos de creer que es todopoderoso cuando las cosas no salen como esperábamos y nos decepcionamos. Lo perseguimos cuando acusamos a otros de no ser santos cuando no hacen las cosas como siempre las hemos hecho.

Pablo creía muchas mentiras y por esto perseguía a los primeros cristianos. Quizás lo hacía por motivos religiosos, las cosas no se estaban haciendo como siempre entonces criticaba esta nueva manera de vivir la fe.

Y aconteció que cuando iba de camino, estando ya cerca de Damasco, como al mediodía, de repente una luz muy brillante fulguró desde el cielo a mi derredor, y caí al suelo, y oí una voz que me decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” Y respondí: “¿Quién eres, Señor?” Y El me dijo:“Yo soy Jesús el Nazareno, a quien tú persigues.”  Y los que estaban conmigo vieron la luz, ciertamente, pero no comprendieron la voz del que me hablaba.  Y yo dije: “¿Qué debo hacer, Señor?” Y el Señor me dijo: “Levántate y entra a Damasco; y allí se te dirá todo lo que se ha ordenado que hagas.”
Hechos 22:6-10

Sin darnos cuenta perseguimos a Dios. Nuestros ojos pueden cegarse cuando nos enfocamos mucho en la tradición, en la religión o en lo que otros dicen y no en Jesús. Él está hablando todo el tiempo, pero muchas veces le prestamos más atención a lo que otros dicen de Él que a lo que Él dice de sí mismo.

La duda puede ser buena porque nos permite acercarnos a lo que Dios realmente está hablando y a las razones verdaderas por las que suceden las cosas en nuestra vida.

Comentarios