Aprendiendo a ganar

pexels-photo-411207

¿Alguna vez escuchaste la frase “aprendiendo a perder para ganar”? Esta frase es bastante común y, lamentablemente, muchas personas la han aceptado en sus vidas como una verdad. Sin embargo, como hijas de Dios, tenemos la oportunidad de aprender a ganar sin perder. Con El de nuestro lado nunca perdemos… aun cuando pareciera que estamos perdiendo… porque El está en control!

¿Cómo aprendemos a ganar? Aprendemos a ganar cuando:

  • … rendimos nuestra voluntad por Su voluntad
  • … rendimos nuestros pensamientos por Sus pensamientos
  • … rendimos nuestros planes por Sus planes
  • … rendimos nuestros sueños por Sus sueños

El proceso de rendición no es sencillo, pero cuando entendemos que es necesario para alinear nuestras vidas con lo que Dios, desde antes de la creación, predestinó para cada una de nosotras, reconoceremos que estamos ganando!

Ganamos porque nuestra voluntad no se compara a Su voluntad. Ganamos porque nuestros pensamientos, planes y sueños no se comparan a los Suyos! Al rendirnos ante Dios somos posicionadas para recibir todo aquello que El preparó, aún antes de formarnos, para cada una de nosotras en este tiempo.

Es nuestra oración que juntas podamos reconocer todo aquello que debemos rendir para que aprendamos a ganar. ¡Recuerda que con Dios nunca perdemos! ¡El es fiel, El está en control!

Comentarios