aprendiendo a esperar



pexels-photo-322819

Una de las cosas que más nos cuesta a todas las personas es esperar. No hemos conocido a nadie que se emocione en los tiempos de espera. La mayoría de veces sucede todo lo contrario, las personas se ponen de mal humor, se enojan, inquietan o desesperan. Seamos sinceras, todas sabemos que los tiempos de espera no son agradables; sin embargo, la Biblia nos enseña que debemos aprender a esperar en Dios. Recordemos que nuestros tiempos están sujetos a los tiempos de Dios y, en los tiempos de espera, somos preparadas y moldeadas para  recibir lo que El tiene para nosotras. Cuando esperamos en Dios nuestra fuerzas serán renovadas! Mira lo que dice en Isaías 40:30-31

“Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.

Es posible que en los tiempos de espera nos lleguemos a cansar… podemos dar lugar al desánimo, frustración, duda, etc. pero tenemos varias promesas que nos motivan y afirman para confiar en Su palabra. Una de esas promesas se encuentra en Romanos 5:5a en donde nos dice que “la esperanza no averguenza”.  Si Dios te ha dado una palabra, una promesa… ¡ESPERA EN EL! Mira lo que dice Su palabra en Números 23:19

Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Cuando Dios te da una palabra, una promesa, espera porque se cumplirá. Enfócate en El. Sus planes siguen siendo buenos y maravillosos y se cumplirán. Talvez no sucederá en tu tiempo o de la forma que tu habías planificado o esperado pero recuerda y descansa en esta palabar:

Tal esperanza [en las promesas de Dios] nunca nos decepciona, porque el amor de Dios ha sido abundantemente derramado dentro de nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5

¡Dios te ama!  El ha derramado su abundante amor dentro de tu corazón y nos ha dado como garantía el sello del Espíritu Santo.

Ustedes oyeron y creyeron la buena noticia de su salvación, que es un mensaje verdadero, y gracias a Cristo pasaron a formar parte del pueblo de Dios y recibieron el Espíritu Santo, que nos había prometido. Ustedes lo recibieron como prueba de que Dios cumplirá su promesa, cuando haya liberado totalmente a los que formamos su pueblo. Por eso, alabamos la grandeza de Dios. Efesios 1:13-14

¡Tenemos el sello del Espíritu Santo¡ El es nuestra garantía de que Dios, en su tiempo cumplirá todo aquello que El ha prometido y establecido. Si Dios, en su abundante amor, nos ha dado la salvación… ¿cómo no nos dará todas las demás cosas que El ha prometido? ¡Aprendamos a esperar! Aprendamos a tener fe y creer que lo que Dios ya ha preparado en lo sobrenatural será manifestado en lo natural en Su tiempo.

Sé paciente y espera las obras del Señor. Salmos 37:7a

Comentarios